EE. UU. (California): Una peligrosa plaga de los cítricos se dirige al valle de Salinas

26.08.2014 | Un diminuto insecto del tamaño de un áfido ha causado estragos en los cultivos de cítricos de Florida durante el último par de años —ha costado millones de dólares a los citricultores— y ahora ha llegado al sur de California y avanza al norte hacia el condado de Monterrey.

Este insecto, llamado psílido asiático de los cítricos, es bastante benigno, pero es el vehículo —o vector— que transporta una bacteria que ataca a los árboles cítricos. La enfermedad que provoca, llamada virescencia de los cítricos o Huanglongbing, no tiene cura y es siempre letal para el árbol.

El condado de Monterrey ya está rodeado por la plaga invasora. Victoria Hornbaker, gerente del Programa de Prevención de Plagas y Enfermedades de los Cítricos —bajo el paraguas del Departamento de Alimentación y Agricultura de California—, señala que el psílido ha sido hallado en la zona de Arroyo Grande en el sur del condado de San Luis Obispo y también en el condado de Tulare, al este del condado de Monterrey.

Ocho condados del sur de California se encuentran en cuarentena. 

Tanto Hornbaker como Bob Roach, comisionado adjunto de agricultura del condado de Monterrey, advierte de que el peligro de la propagación del psílido está en los cultivos de viveros. Los psílidos viven en las hojas, por lo que la fruta que ha pasado por el proceso de envasado no es portadora del insecto. En el sur de California lo han propagado los ciudadanos que han plantado esquejes que no procedían de un vivero de buena reputación. 

Al contrario que Florida, California es un estado de fruta fresca. Florida convierte en zumo gran parte de sus naranjas, pero los productores y procesadores de California venden la fruta entera directamente al mercado. Debido a que la infección bacteriana mata al árbol, la fruta no llega a madurarse en su totalidad y su sabor es amargo, según Hornbaker, lo que echa a perder el cultivo. 

"California no podría sobrevivir a ello", señala Hornbaker. 

Por ese motivo, Roach y otras autoridades de la oficina del comisionado de agricultura se están tomando la amenaza con seriedad. Las laderas del valle de Salinas alojan aproximadamente 526 hectáreas de limones valorados en algo menos de 15 millones de dólares, pero son los árboles de las propiedades privadas también están enormemente amenazados, pues son árboles muy habituales en los jardines de las casas del valle. 

"Nos preocupa mucho que llegue aquí", dice Roach. "Cuando llegue el psílido, traerá la virescencia. Solo hace falta una persona para traerlo".

 La oficina del comisionado de agricultura está repartiendo 340 trampas en la región para estar en guardia si el psílido llegara al condado de Monterrey.